Tecnología RFID: aumenta la productividad de tu almacén

La necesidad de aumento de productividad en las fábricas y almacenes se ha vuelto un punto crucial para la industria. La tecnología RFID es la solución que buscan las empresas del sector. Sin duda, el auge del e-commerce y el incremento acelerado de las operaciones logísticas ha puesto en el punto de mira a este sistema capaz de aumentar la velocidad de respuesta y ofrecer un servicio mucho más eficaz.  Y es que, la identificación de mercancías mediante la tecnología RFID supone un gran avance en la simplificación de los movimientos logísticos, garantiza un control más fiable y un ahorro de tiempo y recursos. Pero, ¿sabemos en qué consiste el sistema RFID?

¿Qué es  la tecnología RFID?

La tecnología RFID o identificación por radiofrecuencia es la evolución del código de barras, este permite agilizar aún más el intercambio de información mediante el uso de ondas radio. Este sistema nace como respuesta a la necesidad de mejorar la lectura de los códigos de barras que, muchas veces resultan complicados de leer en movimiento o en situaciones que impiden el contacto directo entre el lector y la etiqueta.

Esta tecnología tiene como objetivo la identificación y registro de los datos. De hecho, el sistema funciona mediante el uso de etiquetas inteligentes o Tags RFID los cuales, al recibir una señal responden con otra. Estas etiquetas con tecnología RFID contienen toda la información sobre el producto y puede ser leída a lo largo de toda la cadena logística, esto permite realizar un seguimiento de la mercancía más sencillo y además, permitirá conocer todos los aspectos más importantes sobre ella como su origen y destino o las fechas de caducidad.

¿Cómo funciona la tecnología RFID?

Lo cierto es que la tecnología RFID no es algo nuevo, la radiofrecuencia fue creada para el ámbito militar y se utilizó por primera vez durante la Segunda Guerra Mundial para identificar aviones y aislarlos de los enemigos. Aunque durante el siglo XX se continuó usando en otros sectores, no ha sido hasta esta última década cuando se ha generalizado.

RFID son las siglas en inglés de «Radio Frecuency Identification»  y se trata de un sistema que permite almacenar, identificar y transmitir los datos de un objeto concreto por ondas de frecuencia. Explicado de forma muy sencilla, un sistema RFID está compuesto por:

aplicaciones tecnología RFID

Etiquetas RFID (tags)

Las etiquetas RFID son etiquetas inteligentes que se encargan del almacenamiento de los datos que son enviados mediante radiofrecuencia a los lectores o receptores RFID. Actualmente en el mercado existe tres tipos de etiquetas o tags:

  1. Activos: Estos tags disponen directamente de su propia fuente autónoma de energía, esta la utilizan para poner en funcionamiento sus circuitos integrados y propagar su señal al lector. Son los más efectivos en grandes distancias o en entornos complicados como el agua o el metal.
  2. Semipasivos/Semiactivos: En este caso, si que se posee una fuente de alimentación propia, pero solo para alimentar el microchip no para emitir una señal al lector.
  3. Pasivos: No necesitan de una fuente de alimentación interna. Se activan cuando un lector se encuentra cerca, más o menos a una distancia comprendida entre los 10cm y unos pocos metros.

Impresoras RFID

Las impresoras RFID son capaces de imprimir toda la información necesaria, tienen la capacidad de grabar tantos datos como la empresa necesite. Por lo que este tipo de impresoras le facilitará integrar una mayor cantidad de información por etiqueta.

Lectores RFID

Los lectores RFID se encuentran distribuidos dependiendo del diseño del proyecto y son los que se encargan de leer la información cuando la etiqueta se encuentra en su radio de capacitación. Este tipo de lectores resultan ágiles, precisos y reducen las probabilidades de error en la toma de datos.

tecnología RFID

 

Arcos o portales RFID

Los arcos o portales están compuestos por una serie de antenas o lectores instalados en arcos o torres de paso, de esta forma estos sistemas registran todos los movimientos de productos o materias primas con etiquetas RFID que pasan a través de los arcos RFID. A diferencia de los lectores, estos se colocan de forma fija por lo que pasando por ellos se registran las entradas y salidas de las mercancías.

Antenas RFID

Las antenas RFID sirven para identificar con facilidad los productos, materiales o mercancías que se encuentran el los almacenes. Estas son el intermediario entre los lectores y las etiquetas RFID. Toda esa información percibida es transmitida a los softwares de gestión o ERP.

Software de gestión

Gracias a este se centraliza toda la información y se gestiona todo el sistema. Este puede ir vinculado a un SGA en caso de gestión de almacén, a un ERP o cualquier otro sistema.

 

¿Qué ventajas aporta la tecnología RFID?

El principal beneficio que aporta la tecnología RFID frente al código de barras es que con este sistema no se requiere una línea de visión directa entre la etiqueta y el lector, basta con que se encuentre cerca para que se pueda leer el tag. Pero, a parte de esto, la tecnología RFID aporta múltiples ventajas operativas:

  • Identifica y localiza la mercancía de forma ágil y rápida: La lectura de las etiquetas RFID no es estática por lo que el receptor puede recoger información aunque la mercancía se encuentre en movimiento.
  • Facilita un flujo de trabajo mucho más eficiente: Mediante este sistema, los productos pueden ser registrados incluso pasando por un arco o pórtico con sensores sin que sea necesario parar la cadena.
  • Garantiza la mínima intervención humana ya que no requiere de un operador para realizar las lecturas.
  • Permite un control de la trazabilidad del producto mucho más preciso.
  • Localización múltiple de forma simultánea: Los lectores, al contar con un mayor alcance permite recibir la señal en cualquier dirección.
  • Lectura y transmisión en tiempo real: Este sistema permite una alta velocidad de lectura y de grabación.
  • Alta capacidad de información (hasta 1.024 bits) e incluso a día de hoy se puede llegar a una mayor capacidad.
  • Penetración en entornos metálicos (Tags on-metal): Contamos con un abanico de tags cada vez más amplio. Los fabricantes ya han creado una división capaz de trabajar en entornos on-metal, los cuales incluyen mayores prestaciones si los colocamos en metal.

 

Diferencias entre la tecnología RFID y el código de barras

RFID

  • No necesita una visión directa del etiquetado
  • Lectura múltiple simultánea
  • Lectura independiente del usuario (no depende de ver el tag,)
  • Re-escribibles (encapsulado)
  • Almacenamiento (Kb)
  • Seguridad codificación y encriptación.
  • Mayor Coste.
  • Mayor dificultad de implantación pero mayor potencial. 

Código de Barras

  • Requiere visión directa.
  • Lectura secuencial. (hay que ir una a una)
  • Lectura dependiente del usuario.
  • Una vez impreso, no es reutilizable.
  • Solo impreso.
  • Codificación y encriptación inexistente.
  • Menor coste.
  • Mayor facilidad de implantación.

 

¿En qué áreas podemos aplicarlo?

  • Control de muelles y accesos: Las soluciones de tecnología RFID mejoran la seguridad de los muelles y accesos al gestionar quien entra y qué mercancías circulan.
  • Recepción y expedición. Gracias a este sistema podremos detectar los materiales que entran y salen de planta.
  • Ubicaciones y picking.  El sistema nos permitirá identificar en qué ubicación exacta se encuentra un producto.
  • Realizar inventarios más rápidos: La tecnología RFID te ayudará a controlar el inventario de los productos. Además, este sistema cuenta con una velocidad de respuesta de menos de 100 ms lo que permite reconocer de manera instantánea cualquier producto.
  • Órdenes de producción y trabajo: Por ejemplo, podremos hacer que una orden de producción contenga un pequeño tag que pueda ser identificado en un comienzo de dicha orden de producción.
  • Trazabilidad productos y piezas: En la parte de fabricación podemos llegar a trazar un producto desde el inicio hasta el final de la fabricación.
  • Verificación y control de calidad. Sobre todo en el sector alimentario la tecnología RFID no solo controlará los inventarios de los productos, si no que también permitirá controlar las fechas de envasado y de caducidad. Además, permitirá llevar un registro de los lotes de producción.
  • Gestión y control de los activos. Gracias a este sistema podrás controlar el nivel de existencias para la producción además de las entradas y salidas de los productos del almacén.
  • Anti-hurto. Al tener todos las mercancías identificadas podremos detectar si se ha detectado algún movimiento extraño de las mercancías.
  • Verificación de precios.

 

tecnología RFID para almacenes

 

¿Por qué implantar tecnología RFID?

Las soluciones basadas en tecnología RFID permiten a las empresas incrementar su competitividad en el ámbito logístico, en trazabilidad y en la identificación de personas y productos. Desde Nunsys nos ponemos a tu disposición como expertos en tecnologías de identificación automática y en tecnología RFID aplicada a diferentes sectores. Por ello, te informamos de los múltiples beneficios de implantar este sistema:

  1. Elimina la entrada de datos manuales.
  2. Reduce las incidencias y las paradas en planta.
  3. Disminuye la especialización de los puestos de trabajo.
  4. Analiza los datos de toda la información capturada en planta para detectar puntos débiles.
  5. Facilita la toma de decisiones (conocer cuáles son los proveedores más rentables, los operarios con más productividad, las ventas más beneficiosas, etc.).

 

¿Quieres saber más sobre la tecnología RFID? Envíanos todas tus dudas a través del siguiente formulario:

Formulario de contacto

   Llámenos: 960 500 631

   WhatsApp: 960 500 631